logo
Portada

Encías inflamadas: ¿Cuáles son sus causas y cómo solucionarlo?

Se entiende por encía inflamada aquella que tiene una apariencia hinchada y enrojecida. Normalmente, es el propio paciente el que es capaz de apreciar el problema de sus encías a simple vista, al observar cambios evidentes en su grosor o coloración.

La inflamación de encías o inflamación gingival es muy común entre la población. Debido a la frecuencia de este problema, se puede cometer el error de no prestarle atención. Sin embargo, aunque aparentemente carezca de importancia, es fundamental determinar las causas de la inflamación de encías para establecer el tratamiento más adecuado y poder curarlas.
¿Por qué se inflaman las encías?
La inflamación gingival puede deberse a factores muy diversos que van desde una irritación temporal causada por un alimento, por una mala técnica de cepillado o algún medicamento que se esté usando a una enfermedad compleja. En función de la causa de la hinchazón, esta se puede solucionar de diferentes maneras.
En el caso de que exista una enfermedad periodontal, es importante  prestarle especial atención, ya que lo que comienza como una simple acumulación de sarro puede derivar en una periodontitis grave.



En este punto, se debe tener en cuenta que la gingivitis (inflamación gingival)) no solamente afecta a las encías, sino que produce daños en el hueso maxilar o mandibular que sostienen los dientes. Estos, como consecuencia, terminan extruyendose (cayéndose).
A continuación, te explicamos algunas de las causas más comunes de la inflamación de encías, así como sus soluciones:


Gingivitis

Es la primera fase de una enfermedad periodontal y, sin un tratamiento adecuado, deriva en periodontitis. La gingivitis se produce por la formación de depósitos de sarro que no son eliminados durante la higiene diaria. Se manifiesta con sangre durante el cepillado o el uso del hilo dental.  El tratamiento contra la gingivitis más efectivo combina una sesión en la clínica con el seguimiento en casa de las pautas entregadas por nuestros especialistas.
Es decir, en la consulta llevamos a cabo una limpieza profunda (destartraje) y profilaxis, en donde explicamos al paciente las instrucciones de higiene dental específicas para su caso.



Periodontitis

En el supuesto de que la gingivitis progrese a una periodontitis, la acumulación de bacterias derivará en la formación de bolsas periodontales entre la encía y el diente, que cada vez tendrán más capacidad para albergar un mayor número de bacterias.
Tal y como ya hemos avanzado, lo que hacen estas bacterias es destruir progresivamente el hueso, encía y tejido que lo sostiene al diente.
Y, la peor consecuencia que tiene este proceso para la boca es la pérdida de la pieza dental.
Pero, además, dicho proceso puede tener lugar de manera silenciosa y parecer menos agresivo de lo que realmente es.
 
Es fundamental realizar un raspado y alisado radicular (curetaje), análisis clínicos del paciente y mediciones para llevar un seguimiento de los niveles de sarro.
Una vez que la enfermedad periodontal está curada,  se debe garantizar que no vuelva a aparecer.
Para ello, será necesario que el paciente siga todas las instrucciones sobre higiene proporcionadas por el periodoncista. Y que, además, acuda a la consulta del dentista para que el profesional lleve a cabo mantenimientos o limpiezas regulares. 
En la mayoría de ocasiones, el tratamiento periodontal es suficiente para curar la enfermedad.
Sin embargo, si el problema se encuentra en una fase especialmente avanzada, será necesario recurrir a la cirugía periodontal.


 

Déficit nutricional

Las encías inflamadas también pueden deberse a la falta de algún nutriente como vitamina C o hierro. En este caso, la solución sería sencilla: llevar una alimentación más equilibrada.

 

Sensibilidad a la pasta o al enjuague dental

Existen numerosas marcas en el mercado que ofrecen productos similares de pasta dental como de enjuague bucal. Por eso, si experimentas irritación  habitual con alguna de estas, te recomendamos que pruebes otro producto.

Cuando lo hagas, presta atención al efecto que produce en tus dientes y encías.
Recuerda no usar enjuagatorios bucales que contengan alcohol porque exacerbaría una inflamación gingival.


 

Brackets, dentaduras u otros aparatos dentales (fijos o removibles)

La colocación de determinados aparatos  sea -ortodóncicos o una prótesis dental- puede dificultar la higiene diaria e irritar las encías.
Para evitar la irritación de encías, es necesario ser especialmente riguroso con el cepillado.
Esto implica lavarse los dientes después de cada comida tratando de llegar a todas las caras de la pieza dental.






TE PUEDE INTERESAR: 

– ¿TIENES VERGÜENZA DE MOSTRAR TU SONRISA? ¡NUNCA ES DEMASIADO TARDE PARA UNA ORTODONCIA!
– ORTODONCIA INVISIBLE: QUÉ ES, TIPOS Y BENEFICIOS
– ORTODONCIA: TIPOS Y BENEFICIOS



Compartir:
Comentarios: