logo
Portada

Carillas dentales: Qué son y cuándo se aplican

¿Quién no ha soñado con una sonrisa perfecta? Gracias a las carillas dentales, puedes lucir una sonrisa sana, natural y radiante.

Actualmente, son más las personas interesadas en mejorar su salud y estética dental. Por ello, cada vez más pacientes acuden a centros odontológicos para un diseño de sonrisa o en general, un tratamiento estético. Para dicho procedimiento se utilizan carillas dentales, las cuales ayudarán a brindarle al paciente el color, tamaño y la forma deseada.

Sin embargo, debido a que la aplicación de carillas es un tratamiento netamente estético, es muy común que algunas personas no estén del todo informadas y confundan éste con otro tratamiento, solicitándolo sin necesidad de requerirlo.

Es por tal razón que en este artículo conocerás lo necesario respecto a las carillas dentales, para saber qué son y en qué casos son necesarias.


¿Qué son las Carillas Dentales?

Hay dos tipos de carillas dentales, las prótesis a base de porcelana o de resina, que son utilizadas en la odontología estética y en el diseño de sonrisa. Éstas son aplicadas con un pegamento especial en la superficie de los dientes, camuflando así el problema existente en la dentadura del paciente.

El grosor de las carillas también varía según el caso a tratar. Por ejemplo, si los dientes del paciente tienen un notable color amarillezco, será recomendable aplicar carillas de aproximadamente 1.5 milímetros. Mientras que, en el caso de colocar las carillas dentales por otro motivo que no sea el color, entonces se recomienda usar un grosor de 0.8 milímetros.

Este tratamiento es indoloro y la duración del proceso varía según cada caso. Existe la posibilidad de colocar carillas en todos los dientes o sobre sólo algunos con un problema de color, forma y/o tamaño. La finalidad de usar carillas dentales es brindarle al paciente la sonrisa que siempre quiso, pero sin dejar de lado el acabado natural de la misma.


¿Cuándo se aplican las carillas dentales?

Hoy en día se hace cada vez más popular el uso de estas prótesis. Lo vemos en personajes de cine, televisión, anuncios y demás. Sin embargo, es necesario conocer en qué casos específicos es factible camuflar los dientes reales por carillas.


Desgaste Dental

Es uno de los problemas más comunes en las personas. Éste hace referencia al desgaste gradual del esmalte de los dientes debido a diversos motivos como la erosión, el bruxismo, la abrasión y la fricción.

Una de sus principales consecuencias es la alteración del color y brillo de los dientes, además de la aparición de manchas en los mismos.


Pigmentación Dental

Se refiere a la coloración externa del diente debido a bacterias cromógenas ubicadas en la boca, además de substancias alimenticias que se adhieren a la placa bacteriana.

Entre ellas se encuentra el café, té, las frutas, algunos vegetales y el vino tinto. Por otro lado, también se manifiesta en personas que consumen tabaco en gran cantidad y otros que trabajan manipulando metales.


Dientes Desalineados

Es cuando los dientes del paciente se encuentran apiñados. Esto puede deberse a un conjunto de malos hábitos miofuncionales durante la etapa del desarrollo. Tales como: Una mala respiración por la boca, ejercer presión con la lengua, la deglución inversa, entre otros.


Astillamiento Dental

Esto se da cuando el diente sufre una fisura o pequeña grieta en la superficie dental. Muchas veces son casi imperceptibles, para ello se necesita realizar una radiografía dental previa.


Aberturas entre los dientes

Conocido también como diastema, este problema es sumamente frecuente en los dos incisivos centrales. Una de las causas principales es el desajuste entre el tamaño del maxilar superior y el de los dientes.

También puede ocurrir cuando una persona tiene los incisivos laterales demasiado pequeños, haciendo así que los incisivos centrales se separen al tratar de cerrar el espacio vacío provocado.

Estas prótesis, ya sean de porcelana o resina, son muy resistentes. En el caso de las carillas dentales de porcelana, la duración promedio es entre unos 10 a 15 años. Mientras que las de Resina, fluctúan entre los 5 a 10 años. La durabilidad de las mismas, depende de diversos factores. Entre ellos, la buena colocación que haya ejecutado en odontólogo y, por otro lado, la limpieza y el cuidado que haya seguido el paciente.


Te puede interesar:




Compartir:
Comentarios: